jueves, 9 de junio de 2016

gourmet





Hoy ando con fantasmas en mi living,
esperando algo de alivio los convoco a compartir mesa esta noche.
Es que  ellos se me  ríen a mis espaldas y
hoy nos reiremos todos, en la cara.
Hoy ceno con fantasmas
agregando más sal a la existencia
Imaginando las cosas que no fueron,
que los gestaron, que los sostienen.
Hoy pincho tripas y preparo mi corazón al rescoldo.
Pimiento penas.
Pelo las risas, corto y pincho con esmero cada beso.
Hoy cuento mis dolores, escucho anécdotas y renuncios.
Quedo en ridículo y trago lágrimas en copas de colores.
Saboreo el postre que todavía tiene tu risa.
Capaz en modo amiga...
mis fantasmas  no me hacen más bullying.


velando al muerto



Tengo suficiente tierrita en mis uñas.
Es que acabo de enterrarte .
Arduo fue el intento de eliminarte. Difícil fue el intento.
 Casi  una quimera y, por momentos, una utopía...de las más enrevesadas.
Resultó difícil, sobre todo, convencer al corazón.
Siempre me juega un combate desde las antípodas.
Nunca acuerda ni con mi cuerpo ni con lo que pienso.
Tengo un corazón cobarde, poco lúcido y creyente.
Tan esperanzado él con esto del amor, como si fuera cierto.
Tuve largas reuniones argumentando lo imperioso de tu muerte.
Pero él salía con esto del lado izquierdo, del hilo rojo, del para siempre.
Tengo un corazón idiota. Sépanlo.
Así que , acabado el espacio del debate inteligente,le empecé a mentir.
Le dije al corazón que iba a quererte.
Que tus imbecilidades resultaban, en fin, encantadoras.
Que no desearte no implicaba abandonarte.Que no arder de ganas... no era tan grave.
Que me gustaba fingir.
Que adoraba tus olores, tus chistes y tus torpezas.
Y se sentó en silencio entre las sábanas desordenadas ,de dormir no más, y brindamos con ron pero en silencio.Mi corazón y yo, por fin de acuerdo.
Con un corazón dormido,intoxicado y en ponzoña. Así recorrí la noche.
Con un corazón espasmódico y trepidante, así recorrí esta calle.
Y te maté con certeza. Sin venganza. Con alivio.
Mordí uñas, tragué tierra.
Con un corazón arrojado a patadas a la alcantarilla es posible matar... para vivir.




martes, 29 de marzo de 2016

Una vida original




En este cine la entrada es un regalo.
Mujeres ansiosas taconean el pasillo
 y el ruidito acompasado sobre el piso vuelve público lo privado.
En este cine la película es la misma en cada sala.
Vos podés elegir qué hay para ver,
libre de entrar por fin a donde quieras.
La película se proyecta en simultáneo.
La misma, en cada sala, en simultáneo.
Te espero fumando y todas fuman,
esperan y fuman.
Te veo llegar corriendo con un vaso con tapa y el café caliente.
Son muchos corriendo, con tapas, con café, calientes.
Me trepo a tu cuerpo
Se cae el café.
El suelo es un charco de cafés caídos, de abrazos iguales,
de minas riendo.
Te tomo la mano, te beso tan nuestro, tan propio de olores,
de fluídos nuestros
y en manos tomadas los cientos entramos , con rastros de besos
y olores iguales.
Una vez adentro, en sala, en butaca, todos bien sentados
la historia se enciende.
Conmueven.
Asustan. Nos matan, nos violan, nos compran.
Nos gritan en llantos, en risas canciones.
Nos sofocan, nos provocan,nos mienten, nos tientan, enojan, enfrían, calientan,
ahogan.
 Nos terminan.
Nos aplauden.
Solos todos, juntos solos.
Solas, sueñan, sueñan todas.
 y nos mandan a casa
con la promesa de una próxima temporada.



jueves, 22 de octubre de 2015

NTVG



Es tan difícil suena en mi ipod y grito cantando.
Es tan difícil beberse esta vida y disfrutando borracheras seguir viva.
Porque es necesario andar muriendo y callando, muriendo y aullando en palabras.
Y ahí, exactamente ahí, está la poesía.
A mi dame una vida bien compleja, con rabias, con retortijones, con dolores colectivos.
Dame una vida que grite ante lo injusto, la muerte, el abuso, el pésimo reparto.
Dame una vida consciente y con inconsciencia.
Con folletos de salud en mostradores de bares. Con noches en insomnio y tabaco entre las uñas.Con cajas de cigarros con fotos de muertitos.
Dame una vida con minas contradictorias, que aman y se asustan. Y con otras que se creen guerreras aunque tengan ampollas en los pies de tanto tacón alto.
Con hombres frente al espejo maquillando sus labios en secreto, tomando otro café.
Dámela con zurdos bebiendo un vino caro.Comprando tela roja y remeras del Che.
Con hippies horneando galletas para vender en  plaza Francia.
Encendiendo fogatas con fotos de niñas arrancadas de troncos de tantos árboles.
Con ricos escuchándolo a Girondo. Atascados en una marcha de orgullo gay, con bocinas y gritos.
Dame una vida denunciando iglesias y curas que amenazan mientras algunos de sus niños,
deschaban a los monstruos.Con colectas de más por menos, como refugio de tanta pena.
Dame una vida con agnósticos leyendo El Secreto.
Dámela con un sol enorme y sin ozono. Con pastas legales para dormir de noche y despertarse a horario.
Dame una vida de golpes y abrazos desde el mismo hombre. De miedo y ternura. De miedo.
Pero cuando me la quites. No me cuelgues desnuda en una plaza.




lunes, 28 de septiembre de 2015

noche redonda

Hoy no me alcanza el teclado. El pulso de mi cuerpo necesita darle paso a las palabras que se pelean por correr entre mis dedos para apropiarse de algo de estas letras.
Saber que necesito escribirte más que un respiro, más que un sueño, que un capricho. Que tanta suerte de la infamia enarbolada en los discursos  no me pertenece, por corregidos.
Escribirte, flaco, es todo un temblor.
La voz esa que encuentro a veces, me impide ser correcta.
Me escandalizo al leer lo que me grita y reprimo, borrando mejor...tanta calentura.
Es que llegó la noche.
Siempre me ocurre.
La noche enciende ampolletas, lamparitas, velas, faroles.
La noche me espera en el segundo paso luego de doblar la esquina. La noche me toma lista y sostiene.
La noche reconoce que no estoy ahí porque se me hizo tarde, sino porque vengo por el trato.
La noche y yo acordamos que es delito pasarla solo en el dormir.
Y esta noche, temblando y tan caliente.Vomito excesos.
Esta noche con un vino tinto en el insomnio y tres cigarros que harán como de Edipos...esta noche rompo el tiempo y me aproximo a lo que fui mañana.


brazo armado

Me declaro capitana  de este barco.
Me envuelvo en vestido negro de corsario flaco. Exprimo mi escote en un corset de cuero azul.
Enfundo mis piernas en botas bucaneras, andando en tacos.
Uso sombrero, ladeado, sobre mis rastas y mis enredos.
Defino mis labios en bermellón y limpios mis pómulos con los dorsos de mis manos engrasadas, con uñas negras y mal cortadas.
Me declaro capitana en la proa. Con voz alta.
Sin dudarlo.
Con la cara contra el viento y la burguesía que molesta y sigue, sigue molestando.
Como una se vuelve capitana en el amor...en voz alta y sin dudarlo.
Con la izquierda en alto y la derecha sujetando al corazón.
Porque una sabe, cuando es capitana, que la idea no se muere, pero éste que está entre costillas de mina, éste...puede fallar.
El fuelle de las capitanas es traidor. Por eso lo sujetamos siempre. Para tenerlo bajo control.
Las capitanas sabemos cómo y qué hacer. Excepto cuando se nos derrapa el corazón.
Me declaro capitana  de tu barco.
Así lo grito. Piernas abiertas y firmes ante tus ojos.
Me declaro capitana sin dudarlo.
Arremetiéndole a tus tormentas, a las mías. A las tormentas.
Me encaramo con destreza de hembra que anda en el mar. Te susurro que sonrías. Te muerdo hasta despertarte y obligarte a registrar el valor de estar vivo.
Cuando te convenza en relación a quién es el enemigo.
Cuando te vea embanderando de rojo y con enojo.
Y cuando en tus ojos, la duda de la muerte se disipe, cuando reacciones y te pares.
Cuando dirijas timones y cuerdas, velas y ganchos de metal hirviendo sin quemarte.
 Cuando garantices valentía, pasión y entrega por mi barco.
Ahí me arranco el corazón y te lo entrego.
Porque no tolero un corazón bobo... enamorado.


lunes, 7 de septiembre de 2015

Desiderativo




Si no fuera una mina sería un tenedor.
No lo dudo.
Para pinchar y sin romper  meterme en tu boca.
Para que me recorras por ambos lados hasta no dejarme restos,
ni un vestigio...
diente por diente, despacito y firme.
Un tenedor que se deja envolver y dar vueltas.

Y si no fuera ni mina ni tenedor....
Sería una grosella.
Para que me desarmes entre tus manos
 haciéndome explotar.
Así tan transparente que se vea mi adentro.
Algo dulce y algo insulsa, algo tibia, poco revolucionaria.

Y si no fuera ni mina, ni tenedor, ni grosella...
Sería una perra.
Para que me intentes poner collar.
Para que no lo logres.
Para meterme en tu cama sin tu permiso.
Hasta volverme un poco imprescindible
y dudosamente necesaria.

Y si no fuera ni mina, ni tenedor, ni grosella, ni perra...
Sería un chabón .
Que se enamoraría de mi.


jueves, 3 de septiembre de 2015

Trampas




Cuando hago trampas siento que hago justicia.
 Porque a mi si que me entramparon desde siempre.
Las trampas deberían ser nuevas flores para tanta vida de jardines pequeños.
Me vendieron alegría en risas con chistes complejos, sórdidos, irónicos y  elitistas.
Me convencieron de orgasmos a los gritos, jadeando y con litros de sudor.
Me tatuaron a fondo el sentido de lucha en plazas,
 en marchas y en cafés literarios esperando la revolución.
Me dijeron que los verdaderos amores eran incondicionales
 y que parir era con dolor.
Me estamparon en mi rígido que la infidelidad era traición,
 y la doble moral una mentira piadosa.
Me hicieron temerle a los fantasmas y a las brujas europeas.
Me animaron a llorar cuando algo no sale,
 cuando suena el himno o cuando veo una película de enfermos.
Me dijeron que si no tengo regalo es mejor no ir a la fiesta.
Y que en auto se llega más rápido y tranquilo.
Me advirtieron que las arañas son peligrosas
 y los ratones transmiten rabia.
Me asustaron con sirenas, con ladrones,
con calificaciones bajas, con silencios largos
Me indicaron que sonría a los viejos y a los bebés, por ancestrales y tiernos.
Me apuñalaron el corazón con frases de un amor que nunca llega.
Me dijeron que bailar tango era bailar una pena y que la chacarera era alegría.
Me abrazaron con manos con anillos y sin ternura.
Me ligaron la ilusión a un príncipe color azul.
Cuando supe que ni color tenía el chabón...ya era tarde.
Entonces ahora...hago justicia.
Entramparé mi vida una vez más.
 Si alguien me cree...bienvenido al mundo de los idiotas.


miércoles, 19 de agosto de 2015

Voy en avión




Me gusta comer el helado con cuchara grande.
Hay más superficie para que se me congele la lengua.
Me gusta sentarme sobre la tierra seca.
Puedo apoyarme y dormirme instantáneamente.
A mi me gustan los mates bien amargos.
Para despertarme como de un trago.
Me gustan las sábanas sucias.
Para taparme hasta la cara y creer que tengo mucha historia.
Y me gustan los hombres mentirosos ,
porque aceleran los latidos y siento que casi muero.
A mi me gustan los olvidos.
Porque solo así me hago la tonta.
Y entre tanta estupidez y sin memoria
 creo que todo está mejor por un ratito.
Y camino en tu calle como si mía fuera
como apropiándome de tanta injusticia sin olerla.
Y controlo mis ganas de romperlo todo,
incluso tu paciencia y obediencia.
A mi me gustan las estupideces mujer,
todas me enriquecen de anestesias.
Y me gustan los hombres con zapatos,
los amigos que viajan hasta Disney,
las viejas que adulan niños rubios
y condenan a las minas de la calle,
Porque es rara esta manía de los gustos,
de las cosas que resultan atractivas.
Lo que no me gustan son lo trenes.
Van por vías señaladas por los otros.

martes, 11 de agosto de 2015

vomito y luego existo

Y si hoy ando con náuseas
es porque te ando recordando.
Solo a veces olvido tanta pena y tanta rabia.
Cuando eso pasa puedo enredarme en otras sábanas
 y reír jugando a que no te encuentro
nunca... ni antes ni después ni nunca.
Soñando que ya no estas,
o lo que es mejor...que esto  fue un sueño.
Me molestan las náuseas
 porque me recuerdan marcas que te recuerdan.
Y este cuerpo desobediente que se crispa al nombrarte.
Náuseas al sentir tus olores,
tus sabores rancios de tantos ahogos.
Náuseas al tocar tu piel como cuero
que aleja, que disimula, que tapa.
Náuseas al pensarte desnudo,
a tu saliva que todo lo invade aún sin permisos,
 que no sabe cuando es no.
Náuseas y retorcida a tus jadeos,
 a tu voz de animal cobarde,
 a tu respiración ácida e ignorante.
Náuseas a tu ineptitud,
tu desvergüenza y falta de habilidad como amante.
Náuseas a tus palabras,
de día o noche, en mi oído o en papeles,
 falsas ideas que pretendieron desvíos y universales.
Náuseas a tus mentiras
 mezquinas, insípidas y nunca letales.
A tu doble moral, tus intersticios,
 tus soberbias fotos con sonrisa estática.
Me diste tantas náuseas que solo sostengo el asco,
es el resto de vos que me queda.
Fuiste sin dudas mi peor serendipia.
Y me pregunto cuando podré vomitarte,
porque solo en arcadas podré resolverte.



miércoles, 8 de julio de 2015

te invito a un sueño




A veces los sueños me sofocan.
 Tiemblo en tragedias y estampidas.
A veces se me cuelan hombrecitos.
O cazadores. O bestias.
Atrevidos a mis sueños que no invitaron a nadie.
A veces los sueños son deseos, otras parecen trampas.
 Cambian colores, cambian caras y cuerpos, puertas, ventanas y paisajes.
 Como el del cuadrado de migas en la mesa.
A veces estoy en sueño, otras solo miro desde afuera
y meto mano en mi cabeza para manipular algo...
pero no puedo, nunca puedo.
A veces los sueños son tan calientes...
Son lineales, simples aunque son sueños,
con un relato que aparece tranquilizando tanta no lógica.
A veces los sueños son tristes.
Y te incorporan.
Y te derrumban, te golpean,
 te abren por la mitad y no te cierran.
Los sueños no saben de costuras ni cicatrices.
A veces los sueños son como magos, ilusionistas,
 provocadores que prometen mejores vidas
porque se terminan pronto.
A veces son amargos y te anticipan los dolores,
te gritan lo que vendrá si seguís vivo.
Esta noche te hago un lugar en mi cabeza,
 en el área de Brocca,
entre tanto sintagma y paradigma...
para que te acuestes entre cisuras y esas imbecilidades,
hasta dejarme sin palabras.

jueves, 2 de julio de 2015

Jura decir la verdad? toda la verdad? nada más que la verdad?




Te voy a hacer un juicio por mala praxis.
Tanto amante  irresponsable y siniestro que resultaste, flaco...,
terco y sabio en el amor.
Me pusiste las cosas en cualquier lado, menos en su lugar.
Apropiándote de mis órganos y
 destartalándome con caricias, sonrisas y esas cosas.
Me generaste todos los olvidos
 cambiando las temperaturas y dejándome
 sin baterías para ordenar los hechos de alguna manera...
Me llevaste hasta el extremo,
al paroxismo de los temblores de mi carne...
en mordiscones, apretaduras, gritos y risas.
Me ensordeciste,
 me cantaste hasta el himno nacional y traspasaste todas mis fronteras
 hasta invadirme, meterte y conquistarme.
Me hipotecaste  generando deudas, acreedores buitres,
 infames banqueros...porque quedé debiéndote tanto placer,
el descontrol, la petite mort.
Te voy a hacer un juicio porque me dejaste en  anhedonia selectiva.
Sin poder meterme en una cama sin pensarte.
Me dejaste tan pegada que no respiro sin verte,
sin intentar escaparme ,
como en sueños sin avances, detenida aún corriendo.
Y me quedé anestesiada con tu aliento y tus olores,
tus fluidos, los sabores de tu cuerpo.
Complicada con tus manos, tensas,
 digitando mis mejores lugares,
anudando en mis muñecas,
 impulsando la danza entre sábanas y yerba.
Y , encima, deliraste mi cabeza con palabras,
esas que resultan justas e injustas,
 pero que arremeten contra lo obvio, lo barato,
lo que se dice en círculos de mediocres.
Entonces, las evidencias te pondrán en riesgo.
Desordenaste, robaste,
manipulaste,ensordeciste,
embriagaste, invadiste
y conquistaste.
Endeudaste,pegoteaste,
anestesiaste,complicaste
 y manoseaste.
Convenciste, arremetiste...
Si vas a juicio...por favor, que sea oral.


lunes, 8 de junio de 2015

Ciudad Gótica




Y se me escapan las alegrías y me duran poco.
 Se me borran los sueños y los recuerdos.
Se me olvidan los nombres, los apellidos, las caras, las fechas importantes.
Se me vuelan los patos y las mariposas.
 Rompo los mejores objetos de la cristalera.
Camino y tropiezo y caigo en palomita ante la mirada de todos y todas, que tan bien caminan
Llego siempre tarde.
Me despierto justo antes del beso.
Se me rompen los cierres y las medias de nylon.
Se derrite el labial.
Me olvido el documento y la clave del cajero.
No tengo batería.
Me queda chico el jean.
Se me quema el arroz , hiervo el agua del mate.
No hay más yerba. Ni jabón dentro de la ducha.
Se me quiebran las uñas y triza el esmalte.
Pierdo el marcador de la novela.
No recuerdo tu número.
Y le temo al dolor, incluso cuando te abrazo.
Se me caen las medias cuando te veo.
Se me retuerce el alma tan seguido que me río.
Se me ampollan los pies, se seca la boca.
Se entumecen mis huesos.
Pero en tu cama, en tu cama, flaco...soy tremenda heroína.


domingo, 17 de mayo de 2015

y me quedo corta...( ni una menos)

Vos me dijiste princesita al nacer y me regalaste una manta color rosa.
Me cantaste rondas que decían me quiero casar y no sé con quien.
Vos me explicaste que las niñas no se sientan con las piernas abiertas y no dicen groserías.
Me regalaste una muñeca, una escobita, una olla y una cocina.
Vos me iniciaste en ésto de maquillarme, de probarme varias pilchas antes de salir. Y me animaste a desfilar.
Vos me decías hermosa y pronosticabas alardeando que cuando fuera grande sería modelo, maestra o doctora de niños.
Vos me llevaste a danza y me leíste cuentos donde ella creía en las hadas.
Vos me señalabas que era sensible, intuitiva e indecisa.Y si exigía algo, que estaba loca.
Vos me sacaste fotos cuando bailé el vals con mi viejo antes de que me pase a otros hombres.
Vos me dijiste indispuesta cuando solamente menstruaba.Vos pedías en voz baja tampones en la farmacia, porque ahora ya era señorita.
Vos burlabas a mi padre con eso de que se vaya comprando un rifle.
Vos festejaste mi primera torta diciendo que ya me podía casar. Vos planteaste que esa chica era muy puta si besaba a más de uno.
Me contaste que una mujer se completa con su media naranja  y si le sale mal...debe rehacer su vida.
Vos suspirabas al mirarlo y con resignación escribías peor es nada.
Vos asistías a bodas con minas vestidas de blanco.
Y cuando alguien gritaba era histérica u ordinaria.
Vos me enseñaste a sentarme en el asiento del acompañante y a llamarlo a él cuando se pincha una rueda.
Y a no llamarlo cuando hay partido.
Vos hacés la ensalada y él el asado.
Cuando ella se enoja es una Gata Flora y él...es un indignado.
Vos opinás que ellos son operativos y concretos y nosotras vuelteras y quilomberas.
Vos naturalizás que en el ring pase con el cartel una mujer hecha objeto.
Vos decís que trabajar con minas es muy difícil, que no nos ponemos de acuerdo y si alguna se muestra complicada sentenciás que le falta una buena dosis de sexo con un macho bien dotado.
Vos valorás la belleza a cualquier precio. Te depilás. Te pasás horas en el gym. Vos te ponés cremas, teñís el pelo y contás calorías. Vos pasás dietas a tus amigas.
Vos leés revistas donde hay mujeres perfectas y donde te enseñan a ser sexy en la cama para él.
Vos le decís a ella en la sala de parto, te gustó hacerlo ahora aguantáte.
Vos usas insultos donde puta es hasta tu vieja.
Vos bancás publicidades donde ella limpia y él huele y aprueba con sonrisas.
Vos , a veces, fingís orgasmos.
Vos dejás que él pague el hotel, como aceptando la idea de ser él único que va por un poco de placer.
Vos me enseñaste a servir café, a levantar la mesa, a poner la mesa, a sonreir, a ser femenina y a tolerarlo porque está muy estresado con tanta cosa.Cuando él grita vos explicás que es porque tiene voz gruesa.
Vos seguís hablando del valor de las mujeres vírgenes.
Vos reconocés en los celos una muestra de amor.
Hoy me cagó a trompadas y me metió en una bolsa.
Hoy andás diciendo que ni una menos.

sábado, 2 de mayo de 2015

La despechada.



Te pienso morder los sueños.
Clavarte dientes en filo masticando cada imagen, las palabras, los deseos.
Llenar mi boca con ellos.
Ablandarlos con mi lengua, desarmarlos, degustarlos.
Tragarme que no soy ella.
Mi garganta haciendo arcadas y esa mina que no es mina para tanto soñador.
Y cuando la tenga adentro, trituraré su figura y enredaré su pelo en mi intestino.
Porque mujeres hay muchas pero se sueña con una y es conmigo.
Y para bajarte el miedo la dejaré salir, por donde quiera.
Si puede zafar de mi adentro, capaz que no huela a mi. Pero no creo.

jueves, 23 de abril de 2015

cosas de la academia


Cansada de los mediocres,
 se me dió por un intelectual.
Así que remonté en mi perfil de face
 eso de estudió en la UNLP
 y le pedí amistad.
Y reintenté viejas lecturas,
 de ellos, los consagrados...
pocas minas y muchos machos.
Y me metí en sitios de cine,
 donde no entiendo, no me caliento,
 no exploto en llanto.
Y sonreí a sus amigos, tan brillantes ellos,
 tan encriptados todos, tan delirantes y locos ..
Burgueses que hablan retorcido.
Y escuché poesía flarterinezca,
 narrativa saxtugendaria,
hasta chistes espirridizos.
Y me olvidé del sol.
La noche perdió el desgarro.
No me acordé ni de mi propia muerte...
ni de mi olor, en fugitivas formas de emoción.
Y en la cama no temblé.

De la pobreza me escondí.
De mi grito y mi sangre con rabia ante lo injusto.
Y en la plaza no canté.

Era la sombra aunque había sol.
Alejada del dolor del que no tiene
con clara responsabilidad de todo el otro.
Y ante ella no lloré,
 con su pañuelo aún marchando.
Y ante el abismo de mis sin soles,
en pleno grito trastoqué el claustro.
 Dejé la jaula, casi panóptico.
Cuando desperté  me reencontré con tanta mina que,
por ser bien hembra,
 ya no sale con intelectuales.

sábado, 11 de abril de 2015

mejor ni lo intento







Hoy tengo ganas de mirarme la cara sin espejo. De darme vuelta y que mi piel sea mi adentro.
Tengo ganas de volar, de dormir despierta y soñar mientras leo. Quisiera que vengas sin meterte en mis cosas. Y que me ames sin ahogarme.
Hoy debería poder temblar con calor y llorar a carcajadas. Saber que sos el hombre de mi vida y que muero mañana temprano, antes del desayuno.
Poder preparar una cena en la bañera y darte mi amor sin perder nada.
Quisiera tocarte hasta los huesos y morderte el corazón.
Vivir un idilio por un rato sin dejar huellas ni quedar herida.
Hoy quisiera encontrarte en una página virtual y reconocerte otra vez, entre luchas encendidas y pérdidas anteriores.
Hoy tengo ganas de largarme encerrada en casa. Refrescarme con una sopa caliente y soplarte el cuello sin que voltees.Ganas de llamar a mi analista y escucharlo contarme cuanto llora.
Hoy quiero a los pobres con las manos llenas de flores mirando como corren por la plaza sus niños, preocupados solo por los colores de las pelotas y los globos.
Pero es tan duro este mundo que no cambia, que no juega y no quiere que juguemos. Tan ordenado este mundo, con dulzuras recortadas a algunos días de una infancia que ya fue.
Pero es de pocos este mundo y, encima, se ofenden, te pisan, te matan antes o después del reclamo. Es de pocos y con firma registrada.
Si los sueños son dirigidos, los amores libretados, los llantos premeditados, las luchas hegemónicas y las muertes evitables.
Mejor dame un espejo. Me miro la cara, sonrío y...te llamo a vos.

viernes, 10 de abril de 2015

role play





No me regales flores. Ni bombones. Ni anillos de compromiso, ni un disco de Buble. No me saques a bailar agarrados, de ninguna forma. No pongas azúcar a mi café.Ni me sirvas más vino.
No me esperes en la puerta del trabajo, ni me llames tantas veces. No me invites a cenar.
No uses traje, ni corbata,ni zapatos.No me hables de tu militancia, tan del medio, tan correcta, tan pensada.
No te toques la panza echado hacia atrás.
No uses palillos, ni perfume.
No me comentes libros que hemos leído todos, ni canciones que sabemos todos. No me cuentes a qué hora te acostaste ni levantaste.No me invites al cine, ni al teatro.
No cocines. No me lleves al río.
Las ganas que te tengo se apoderaron de mi.                        

 La panza te la toco yo, echándote para atrás; te sacaré traje, corbata, zapatos...lo que sea. Apagaré a Bublé de una azucarerazo certero. Me tragaré hasta tus anillos, después de llenarte el alma de bombones y sopas calientes. 
Te raptaré en la puerta de la oficina y te instalaré en mi cama, para leerte y cantarte lo que ya sabemos todos. Sabrás a que hora nos acostamos pero nunca cuando nos levantaremos. Sin cine, como en el teatro.
Apagarás tu celular de tantas ganas y seremos como un río caudaloso. tremendo.Y sabrás que revolución es más que facebook; que tus fotos de perfil y comentarios copiados, robados, compartidos.
Nos fundiremos como bailando,todos los ritmos y nos reiremos como el vino.Repasaré con mi lengua cada uno de tus dientes. y agotados con esto de amar...nos daremos vuelta, espalda con espalda, muertos otra vez...con hambre y sed otra vez. Me levantaré urgente y beberé el agua del florero.


jueves, 2 de abril de 2015

I do not love






En este abril no puedo amarte y no quiero amarte. Ni por un rato ni para siempre.
Nada sabés de una mina que va a recitales con no perecederos en las manos, que se paraliza ante el comunicado número 1... frente a un televisor en blanco y negro.
Que busca chocolates y  escribe cartas largas, lindas , con letra redondita y sin errores ortográficos, inútiles...y que nunca serán cartas.
No sabés qué se siente cuando te tocan el himno en una cancha y se te pasan pedazos de la historia, miles, más de miles... hasta doblarte de emoción.
No sabés del mate, ni de inundaciones. De Charly y el miedo a que te bombardeen Buenos Aires.
Qué sabes de apagones y sirenas, del frío en este sur que me hizo seguir corriendo y buscando contra tanto viento y con los lóbulos doliendo de tanta nieve?
Qué sabes de piratas en la tierra, siempre piratas, siempre...y del placer de aquel gol.
Qué sabés del mar? y de los que no están...de las Madres en la plaza, los obreros en la plaza, el pueblo en la plaza... y la traición.
No sabés lo que es amar lo poco, lo simple, el tango, una marcha...Amar lo nuestro.
No puedo amarte aunque  prometas tanto.
Gringo.
 Go home.



martes, 31 de marzo de 2015

Katerina de Rumania o la gata Flora.






Tengo tierra en las uñas y margaritas preciosas en mi tumba.
Tanto esperé que vengas...tanto te esperé.
En mi pueblo, Sighisoara , aterrada en mis noches por el miedo a Vlad Tepes.
Niña que te buscaba ya ,por el túnel de madera.
Corriendo, siempre corriendo para temblar menos.
La muerte me invitó a tomar café siendo tan joven...y yo, fui. No sé si por cobarde o por valiente, pero me morí enseguida.
Ayer sentí que  era posible.
Ayer entraste al cementerio de la ciudad vieja, tan imprudente como te imaginé siempre.
Por la puerta aledaña al pórtico principal, como si nada.
Con mochila y jeans, con un mate en la mano y migas de galletitas en el sweter raído de tanto viaje.
Me tensé y sin quererlo mis margaritas tremolaron con estilo. Miraste.
Miraste y te fuiste...
Dudé hasta de mi muerte.
 Si lo nuestro era amor no te hubieras ido. Si los amores existen se reconocen, chabón.
Para qué viniste?
No entendés del amor, ni del dolor.
 No quiero verte más.
Sabés que no te amo, te odio en realidad...por tanta cobardía, tanta mediocridad y sinrazones.
Tipo irresoluto con síndrome Peter Pan.
La noche nevó hasta ensordecerme. Mis margaritas se enterraron bajo la blanca inmunda, disimulando mi seña, mi única excusa para atraerte.
Pero como los dioses, que no sé si existen , a veces están de mi lado...
Hoy volviste. Acercando tu mano a mi como soñé en continuo. Todo lo hubiera dado para que me toques, para que me enturbies la razón y me vueles la cabeza entre gritos, mordidas y orgasmos.
Todo... hasta mi vida.
Corriendo de un golpe tanta nieve de mis margaritas y mirandome profundo, como siempre como nunca, como solo dos que aman hasta darse vuelta pueden entender.
Asi entraste en mi tumba y, por un rato, fuiste el fuego que no tengo. Y volé y amé. Y temblé de placer. Y tu carne caliente entre mis piernas lograron recordarme tanto cuerpo.
Te amo hasta la vida, hasta el cielo ida y vuelta. Te amo hasta mi lápida de mármol, hasta mi oscuro límite de existencia mortal.
Fuiste el fuego que no tengo.Por un rato...porque los fuegos se apagan con la muerte.


sábado, 21 de marzo de 2015

Viejas locas







Me enseñaron a bordar desde pequeña.
 En punto cruz, punto cadena y,
 para terminar la confección, punto escondido.
En la escuela de mi barrio
 en trapos blancos.
Me enseñaron a callar,
 en unos años...
Se llevaron tantos trapos,
 tantos sueños de pañales en los trapos.
 Con cadenas, con la cruz
 con amigos de mis viejos... escondidos.
Me enseñaron a marchar con valentía,
  trapo blanco en la cabeza.
Salpicado con los nombres.
Bordado con punto cruz, o cadena o escondido.
Y gritaron, y parieron otra vez.
 Ante la cruz y sin cadenas.
Bordadoras de nombres,
 Madres que marchan.




" Madres de la Plaza, el pueblo las abraza"

ni yanqui ni marxista.






Me invitó a un brunch.
Esa mezcla de breakfast  y lunch, un lugar en el medio.
Me pidió ir a mi cama... pero ser amigos.
Cuidarnos... pero no usar condón.
Me arremetió con palabras entre amor y desamor, con grises emociones que siempre y nunca tienen eco.
Me entibió los oídos, pintandolo todo de medios.
Me abrazó despacio y me besó sin lenguas.
Me miró... pero sin verme.
Se atravesó en mi vida sin contundencias, un poco, casi nada.
Me llamó... a veces.
Me hizo gritar no tanto en la catrera, sin repetir y sin soplar.
No me quemó el vientre, ni lo enfrió...quedamos tibios, tibios...
Me comió... sin morderme.Me bebió de a sorbitos.
Me respetó...por ser mujer.
No me pegó...por ser mujer.
Vernos...pero no tanto.
Amarnos... pero con tiempos.
Anochecer solo si se nos hace tarde.
Amanecer si suena el despertador.
Hablar lo necesario.
Cantar solo en ensayos.
Militar...pero no revolver.
Dormir porque es el momento.
Transar...porque es el instinto.
Me invitó un brunch, cobarde.
A mi invitáme a vivir,loco... Rescatáte.

sábado, 21 de febrero de 2015

otro final, bien argento.





Tan amigas las dos...Hoy comparten ...soretitos. 
La una hace más de 20 minutos habla sin parar. De pié ante la mesa de la cocina de la otra. Mientras relata anécdotas inservibles para una vida que debe beberse con pasiones, mientras sonríe sin frescura, rígida, en los bordes...enarbola una manga de repostería y con habilidad exquisita dibuja soretitos de crema sobre la torta. Un soretito y una anécdota, otro soretito y sonrisa...se aleja para mirarlos con perspectiva y, seguramente si una no estuviera ahí, pensaría que esos soretitos son obras de arquitectura e ingeniería...por lo prolijo, digo.
La otra no sabe de qué habla la una, pero sonríe para afuera. Las minas acostumbramos a decir ajá, aunque no nos interese en absoluto nada de lo que contiene el relato. Apoyada con ambos codos sobre la mesa y a punto de derrumbarse, menos erguida que los soretitos.
La una tiene un delantal a  lunares, con dos agarraderas a lunares que dejó, como si fueran guantes de seda...sobre la mesa. Una sobre la otra. El delantal blanco y los lunares rojos.
La otra en bikini, roja y gastada, descalza.
La una cocina para los suyos. Sabe que es un modo apropiado de transitar el ser mujer. Mira canales gourmet, tiene accesorios específicos hasta para rallar nuez moscada....No se detiene ante los vacíos, no la atormentan. Incluso defiende los vacíos con frases como -yo soy feliz cuando no me dejan nada en el plato. Ella enseña a vivir, no sabe lo que es morir a diario y volver a nacer.
La otra no tiene ni suyos. Ha amado sin parar desde que se dió cuenta de  que esas cosquillas eran diferentes a las que su viejo le hacía en el sillón del living. Amó y murió hasta...hace unas semanas.
Sabe perfectamente de qué se trata el vacío y busca respuestas donde es consciente de que ya  no hay nada.
Ambas se sientan frente a frente, como tantas noches...en absoluta incomprensión, en medio del maldito malentendido.
- Vos que no usas el freezer, prestámelo hasta mañana. No tengo lugar en el mío, está qué explota.
Y sin esperar la respuesta mete varias tortas en los estantes. En el vacío de la otra. En la enorme impotencia de la otra.
La noche, siempre, nos invita a lo incorrecto. Es linda la noche porque todos los gatos son pardos.
Esta noche solo hay deseo. Pasiones encendidas. Indomables mujeres que sonríen, jadean, gritan y se retuercen. En la casa de la otra ocurre algo parecido.
Al día siguiente entran los paramédicos. El pulso es muy leve. Hay que trasladarla.
La levantan del sillón, con su bikini roja, gastada.Botellas de ron, de vodka, de licor de menta. El freezer abierto y vacío. La boca llena de chocolate.Surcos, caminitos de lágrimas en el rostro. El pelo enredado y suelto. Las bandejas y platos en el suelo. Y el cuerpo cubierto de soretitos de crema y dulce de leche, como lunares.
La una va tras la ambulancia llorando, la adora.
Son ellas...como Thelma y Louise.

domingo, 18 de enero de 2015

Son las cosas del querer.






 Me gusta que ya no me quieras.
 Me gusta que no me llames ni que me nombres,
 que no me dediques canciones, ni poemas,
 ni miradas azules, ni vientos fríos y asombrosos.
 Me gusta que no me des la mano,
 que no me abras la puerta del bar,
 que no me sirvas primero el vino tinto.
 Me gusta tanto que ya no me recuerdes,
 que el silencio nos acerque.
 Que mi corazón se estremezca por no tenerte.
 Que la calle se vuelva un reguero de posibilidades mágicas para cruzarte,
 que la noche no me importe si no hay señal en mi teléfono móvil.
 Me gusta que la panza se me retuerza al acostarme pensándote con ella,
 con ellas, con todas las hembras que lograrían sacarte una sonrisa que yo...ya no te saco.
 Me gusta pensar que no te tengo,
 que ya no te tendré, que nunca más incursionaré por tu cuerpo.
 Me gusta pensarme sin tus olores,
 sin las razones que me dabas para despertarme o para no dormirme.
 Gritarte para adentro,
 que me duela desde el cuello hasta los pies.
  Me gusta imaginarte volando hacia otro lado, sintiendo otros calores,
 derramándote en otros interiores.
 Me gusta que me odies, en realidad que me ignores...me gusta tanto.
 Que ella sea mejor, más linda, más sexy, más inteligente y fatal.
 Me gusta que ya no seas ni mi héroe, ni mi territorio.
 Entonces, aunque me guste...te pido  que si me quieras.
 Son cosas de minas.


miércoles, 7 de enero de 2015

reloj roto




Conque necesitás tiempo...
Tiempo.
Tiempo para seguir frente al televisor mirando series , para terminar en diez minutitos el partido en la play.
Tiempo para sacar la basura o para ir a cambiar la remera que te regaló tu vieja y te quedó chica.
Tiempo para tomar otra birra caliente o para escucharme un rato.
Tiempo para terminar con el cigarro.
Necesitás tiempo, ridículas dosis de tiempo que además andás rogando.
Necesitás tiempo para ser valiente, para perder algo por descuidado.
Para ir a la cancha.
Tiempo para aprender a ser un buen amante, o por lo menos un mejor amante...uno que sepa hacerme reír por un rato, sin estar pensando en lo que debo hacer al terminar con la escenita de que la paso bien con vos.
Tiempo para ensayar con rigurosidad canciones que escucharán unas 60 personas a lo largo de tu carrera musical.
Tiempo para juntarte con las bestias a hablar de temas trascendentales como el gol de Benzema, lo increíble que se ve el césped en la play 4, el precio de un trémolo o una disto...lo buena que está una stella fría y cómo se hace el mejor asado.
Tiempo querés.
Yo te voy a dar tiempo, claro que sí.
Te otorgo todo el tiempo necesario y más.
 Para que seas feliz.
 Mientras tanto yo, con el poco tiempo que me queda,..voy a volar.




lunes, 5 de enero de 2015

desvestime





Tené cuidado con este vestido, lo puedo volver a usar.
No desechamos nada en este conjuro de hembras.
Hay vestidos que adoramos, que nos quedan bien, que usamos varios días, hasta aburrirnos, hasta aburrir. Entonces los sacamos de circulación.
Es interesante que con el tiempo una aprende que aún el vestido que peor nos queda puede ser necesario alguna vez, entonces nunca, nunca le sacamos la etiqueta.
Yo tengo viejos vestidos que de vez en cuando plancho, ventilo y me vuelvo a probar. Vestidos amarillos, de encaje, ajustados, largos.
Vestidos aptos para ir a fiestas, otros para pasear por la rambla, o por las calles de Buenos Aires.
Tengo vestidos de jean, informales. Vestidos de novia, esos que no usé por obvios.
Vestidos de diseño de autor, de moda, de penas. Vestidos para llorar.
Hay uno marrón de terciopelo que me pongo para reir. Ese tiene el nítido perfume de su cuerpo.
A cada vestido le impongo un ritual. Lo examino delicadamente, lo acaricio e intento encontrar su puntada débil. Y cuándo estoy ahí refuerzo la presión hasta retorcerlo.
Tengo de lana cuando necesito sentir que mi piel me pique, con rabia.
Vestidos para la marchas, los de plaza, son negros.
Tengo un vestido para adelante, es azul con flores bordadas en naranjas.
Y me pruebo nuevos, y guardo a los del antes, a los que usé poco o mucho, no importa.
Mis vestidos y yo configuran mi historia de amores con tantos hombres que desvistieron mi vida.
Y como a mis hombres...
Los presto, pero no los doy.
 Tené cuidado con éste, lo puedo volver a usar.

viernes, 2 de enero de 2015

animalate





Y vos...quién te creés que sos?
Para andar con tanta mina hay que animarse.
Ya no basta con un auto, contactos, billetera abultada o currículum.
 Mirá que con eso ni arrancamos.
A las hembras como yo nos gustan las mariposas, con colores, chiquititas, grandes y negras...pero en la panza. Cuando no hay mariposas...poco es posible.
Nos gustan los elefantes africanos, son enormes. Y los cocodrilos, por sus lágrimas.
Nos gustan las arañas porque tejen y enredan sutilmente y las vaquitas de San Antonio porque no se van hasta que las soplan.
Y los tigres porque están rayados.
Nos gustan los perros porque nos obedecen y por un plato de comida de paquete nos reciben a los saltos. Nos gustan los gatos porque nunca caminan con torpeza.
A las hembras como yo nos encantan los caballos, porque cuando se dejan domar no se van de la querencia. Y los bueyes, porque trabajan.
También morimos por los monos, ellos nos hacen reír  (aunque dicen que son peligrosos).
Adoramos a las serpientes por sus mordidas. Y los pájaros cuando nos cantan.
A nosotras nos gustan los delfines porque son solidarios y los ratones porque cuando nos asustan nos obligan a abrazar y gritar más que en un orgasmo.
Así que si te animás animalate.
Siendo hombre, flaco...no tenés chance.


jueves, 1 de enero de 2015

Arriba las manos.





Te voy a robar un beso. Lo he decidido ahora.
Un beso mojado y picante, como el locoto o, si te suena más cool: como un hot spyccy peppers, como prefieras.
Te voy a robar un beso en tu oficina, delante de todos. Aún del gerente arrugado  y su secretaria arrugada por dentro, ella que lo besa al gerente pero sin picante.
Te voy a robar un beso en el medio de la sacristía. Con testigos dudosos pero cómplices del deseo cuando es tan fuerte. Un beso entre aires helados y oscuros. Un beso alejado de lo santo, pero sagrado.
Te voy a robar un beso en la plaza. Antes de que las correas de los perros se enreden alrededor de mis piernas. Antes del último paseo. Después del llamado de ella.
Te voy a robar un beso en el andamio, a plena luz del día. Con el sol como reflector con privilegios,detectándolo todo. Cada impulso, cada músculo, mis dedos aterrados en la altura pero atrapando camisa, piel, sudor y sangre.
Te voy a robar un beso en el colegio. Ante la mirada atónita de estudiantes y colegas. Un beso sin academias, con frescura, con estilo, como pancarta del amor que no censura.
Te robaré un beso de hospital, con la muerte cerca. Tan fuerte, pero tan intenso que juro que la ladina se quedará frenada en sus misiones, porque ante tanto beso no podrá ni moverse. Un beso en consultorio, entre camillas,bajo remedios, sobre historias clínicas.
Te voy a robar un beso en la biblioteca. Entre el silencio de los lectores y de las lámparas, las estanterías, el polvo, las mesas grandes y los pequeños sillones de la entrada. Un beso que superará cualquier palabra y el desafío de no poder contar tanta revuelta.
Te robaré un beso en el restó, entre los platos, los alcauciles, berenjenas y vinos. Un beso de vapores y azúcares, Que quema. Que paraliza las lenguas, los paladares, los labios.
Un beso en Retiro, de despedida. Un beso entre zambas y guitarras. Un beso en la noche de La Habana. En Chile, en el Estrecho.
Un beso en la terraza con luna tonta. Uno en mi cama, sin luna.
Un beso en la calle, en el tren. Un beso largo. Un beso chico. Uno despacio al separar los labios. Otro intenso hasta exprimirlo todo.
Beso de vampira, de monja, de vieja, de sabia, de maga, de bruja, de puta, de niña, de hembra.
Un beso con ojos cerrados y boca abierta, otro apenas de labios pero con los ojos bien abiertos.
El hecho es que hoy te voy a robar un beso.
La que avisa no traiciona.

domingo, 28 de diciembre de 2014

de viaje, de vida.








Quiero andar en bicicleta.
Con las dos manos en el manubrio, la mochila en la espalda, zapatillas, mi pelo suelto enredándose y una sonrisa.
Quiero andar en bicicleta sin vos.
No quiero sentarme en el caño y hacer equilibrio para no desestabilizar el viaje. Ni tu viaje ni el mío. Quiero jugar con mi cuerpo sobre el vehículo y equilibrar los pesos en función del eje, tirándome para un lado y para otro, pedaleando en el viento, en la nieve, en el calor. A ritmo  pero sin prisas ni explicaciones, ni discursos que me digan la manera óptima de bicicletear.
No quiero tener la canasta llena de viejas cosas, de inertes objetos antiguos tuyos y míos. Quiero tener lo mío en mi mochila, no mostrárselo a nadie. Abrirla por las noches y en compañía de un vino recorrer cada objeto y recordar. En la canasta pondré flecos de colores y cascabeles, de esos que solo yo soporto. Campanitas que con viento son como voces.
No quiero discutir el a dónde, ni el cómo. Ya cansada de creer aquel esperanzador mensaje social de que " todo se negocia y que debemos ser tolerantes, ceder...que esos nos vuelve mejores personas". Quiero ir a donde me indique el corazón, que anda siempre desorientado. Quiero jugar a viajar por donde él quiera. Total...no tengo miedo a equivocarme una vez más. Y si el camino que elegí está difícil...con fuerza en las piernas, buena empuñadura en el manubrio, subiendo y bajando...sortearé hasta el más difícil de los peñascos.
No quiero viajar ahora, porque " ya estamos grandes". Ni volver a viajar, ni dejar de viajar.Ni pensar en lo difícil que va a ser viajar sola y vieja. Quiero decidir a diario cuándo y cómo subirme al rodado. Habrá días en los que elegiré mi cama, o mi mesa, o una plaza, o el mar, o el camino.
No quiero ser la encargada de los aspectos logísticos, administrativos, económicos, estratégicos del viaje porque " a mi me gusta resolver". Quiero encontrarme de vez en cuando con algún bicicleteador. Y listo.
No quiero ir tan lejos como ET.Ni tan cerca como una bici fija en mi living.
No quiero llevarte en el asiento de atrás con esta sanata de que soy mina y me la banco.
No quiero sacarme fotos con paisajes que no miramos, ni colgarlas en las redes para que otros nos vean. Quiero detenerme ante el mar, la montaña, la ciudad...respirar profundo y descubrir el éxtasis de un mundo nuevo y, a lo mejor, sacar una selfie.
En realidad.
Quiero andar en bicicleta.

domingo, 21 de diciembre de 2014

qué poco me dura el amor





A mi me parece que el amor me dura poco.
Algo así como lo que demora la cobertura de chocolate en solidificarse.
Lo que me demoro en tomar una copa, en fumar un cigarro.
Lo que aguanta mi café caliente.
Lo que tarda el mate sin lavarse y mi pelo limpio, también sin lavarse.
El tiempo necesario para sacudirme en el cine. Lo que tardan en llenarse mis ojos de lágrimas cuando lo escucho cantar.
Lo que dura la alegría después de un gol, o de comprarme un vestido nuevo.
Lo que aguanta planchada mi camisa o el rouge en mis labios.
El amor me dura casi igual que el deseo. Se va tras él, conmigo.
Se resuelve y se retuerce tan pronto. Casi antes de terminar esa novela.
Menos que un viaje en avión. Menos que un año feliz.Menos de lo que duran las noticias en los diarios.
Se retarda, a veces, un poquito cuando lo encierro. Pero patea la puerta, empuja y con astucia se encarga de abrir las cerraduras.
Se me va el amor... tan pronto.
Me deja sin chocolate y desnuda con camisa,sola en el cine. Atravesando la noche entre copas y cigarros, con el pelo sucio. Sin labiales, sin goles, sin su voz cuando canta. Con el café helado en la mesa,Mirando el cielo y los aviones que lo atraviesan. Escribiendo una novela antes de mi cumpleaños. Lejos de mi cama, con el vestido nuevo en percha. Frente al mate temprano y por la noche durmiendo sobre  diarios.
Y otra vez sin amor.


martes, 16 de diciembre de 2014

aprobé el examen, amigas!

Soy la próxima en la lista...perentoriamente me tocará a mi.
No puedo pensar.
Empiezo a intentar hacer algo con mi cabeza, empiezo y de pronto todo se desintegra y no puedo retener ni palabras, ni ideas, ni datos...no puedo recitar mi número de documento, ni contar qué cené...ni el nombre de la última persona con la que hablé por teléfono.No puedo evocar ni sus últimas palabras al despedirse el domingo temprano.
En blanco...pero sin alivio.
Y si cuándo entro me paro ante el tribunal y con un largo silencio previo tomo del escritorio un fibrón para la magnética y les canto?
Puedo empezar con una de Luca,levantando el volumen paulatinamente. Mirándo a los tres supuestos saberes hasta encontrar el grito que anuncia que el tiempo pasa y nos vamos poniendo viejos. Puedo agarrar todos los papeles de la mesa, hacerlos trizas con mis dientes y revolearlos sonriendo, gritando, gritando...
o si entro y me paro ante el tribunal y retrocedo 9 pasos hacia atrás y desde ahí, desnudo mi talle desprendiendo uno a uno los botones de mi vestido chemise? tarareando, despacito. Recorriendo el aula en todos los niveles, por lo bajo con mis pies descalzos, en el medio con mi cuerpo arqueado y sonriendo, y a lo alto dibujando arrobas con el pelo suelto?
o mejor...me paro ante el tribunal y les pregunto amarga y ronca, desde el útero, qué hacen ahí? Qué saben de la verdad? qué pueden decir de la vida signada por la muerte, donde nada alcanza, donde todo es tan posible que somos esclavos de la autonomía? y les agrego que lo que estudié no me convence, es seco, roza la mentira y una ilusión barata que pretende controlarlo todo. Que son inoperantes, repetidores de un discurso medroso, desilusionados, absurdos disfraces de academias.
Me llaman.
Camino mirando un punto fijo, por la pasarela. Sonrío y me siento.
Los supuestos preguntan:- qué preparó para comenzar?
-Las vicisitudes en la construcción subjetiva.
- la escuchamos.
Y miento.

viernes, 21 de noviembre de 2014

esta noche no hay café






Hoy salgo con un Jedi. Basta de príncipes y corsarios, de músicos y militantes. 
Me pasará a buscar envuelto en túnica con capucha, para viajar y protegerse, de tejido tosco y humilde. Encenderá mi cigarro con su espada de luz, azul como mis mares al sur.
Sabrá de ordenar el caos,jugando a la armonía. Me someterá a ternuras y sonrisa devorando mariscos.
Como embajador Jedi luchará usando ideas y palabras, me hablará del sol, la luna, vida y muerte, amor dolor, grande pequeño, siempre y nunca.
Me increpará como viejo filósofo caamasi y pretenderá que conteste, ya sin enojos, sin rabias, sin excrementos.
Lo dejaré avanzar alterando mi entorno, provocando rayos, tempestades, enormes olas solo para encontrarme, para conmover tanto silencio.
Me trepará como las zarzas moras y, envolviendo mi cuerpo, me detendrá...para que no me olvide.
Explotará mi corazón y lo encenderá desde la flamusfracta.
Regenerará hasta la última de mis células, porque es amándome que creará desde lo diminuto.
Y cuando sus palabras atormenten tan fuerte mi existencia hasta desgarrar el espacio de mi alrededor.
Cuando me decida a entregarme a la electricidad que descargan sus dedos y las palmas de sus manos,cuando camine por los bordes y me paralice feliz cerca de la locura permanente.
Cuando su mirada ampolle mis sentidos, mis razones, mi equilibrio...cuando se vaporicen mis extremidades y me crezcan alas...cuando esté en ese abismo a punto de volar, hasta caer...no importa.
Seguramente mi Jedi será Jedi y sentenciará: no mujer, no hay emoción. Hay paz.
Y, sin remedios, lloraré...
como si fuera un príncipe, un corsario, un artista, un militante.
Otra vez.

viernes, 29 de agosto de 2014

no escribo, che.


No escribo porque las guardo.
Setecientas treinta y dos palabras para mi.
Ciento trece guardo en la mochila, bien al fondo del último bolsillo. Bajo cierre, las escurridizas.Esas que me prometen amor...en las que no creo, las mentirosas.Las que tienen la textura de la miel. Se escapan y pegotean.
Noventa y tres en  el cajón de las medias, adentro de las de invierno bordadas, las rojas.Las de revoluciones, salarios,opresores y oprimidos.Marchas, troscos, siglas nuevas y viejas. Todas. Hasta el PI.
 Las que me dan miedo. Las de milicos. Reorganización y nacional. Las órdenes, el severo intento de control. Palabras de machos impotentes.Son como cincuenta.
Veinticinco en el último botellón de perfume, las de peor color.Las de las muertes que no entiendo y me desangran.Mamá y papá. Las que vienen en gotitas.
Con setenta y cinco me acuesto, las dejo bajo la almohada, las enrosco cuando no puedo dormir y las arrojo al suelo cuando despierto, son palabras que resisten.Ahí está yo.
A las trescientas  nueve que me aburren las abandoné detrás del televisor. Esas de discurso largo, de sabelotodos, de proyectos económicamente exitosos, de viajes comerciales, de fachos, de lúmpenes, de quejadores inmutables.
Tengo veintitrés que me dan tanta risa que las uso un poco cada día. Me gusta decirlas fuerte y despacito, fuerte y despacito. Pero siempre. Me cambian la cara y riegan la noche.
Tengo una especiales porque se cantan. Ahí está mi nombre, naranjo, hierba, eiti leda, tierra. Las tengo en el bolsillo del vestido, adentro de un pañuelo.
A las cincuenta y ocho palabras tiernas las metí en el asiento de atrás del auto. Esas las uso con mi hijo y sus amigos, con mis amigas y sus hijos. Son palabras calentitas en invierno y bien heladas en los zofocones de veranos. Dan cosquillas siempre.Está te, amo, infinito y hasta.
Hay treinta y tres horribles. No sé donde las guardé. A veces quiero encontrarlas pero sé que no conviene. Ni a mi ni a nadie. Esas vienen con filo, con pólvora y chimangos.Hay groserías, y aúllan.
Tengo ochenta y seis palabras sexys en mi puño. A esas no las largo. Ni las presto, no las suelto. A veces las apoyo en mis zapatos de charol y taco verde.Están orgasmo, clítoris, libertad, placer, scones, chocolate, cigarro.
Hay tres o cuatro en la cocina. No las uso. Nunca.Son muy correctas. En molde.
Epa. Me pasé.

Mejor me callo.





miércoles, 16 de octubre de 2013

noche sin luna


Juro que la luna me tiene envidia.
La ví estirándose, con estertores cuando la miré fijo esta noche.
Acostumbrada a que le canten los poetas y bufones .
Luna de zambas, tangos, baladas, cumbias. Luna de fotos llena, nueva, creciendo y menguando. Luna.
Luna de extranjeros que la sienten suya y de locales que la observan noche tras noche desde el bondi.
Esa luna malcriada, que se cree de plata y suspiros, dueña de musas, de risas, de polvos, de sueños.
Una luna maldita que alumbra la muerte de bestias y artistas, del pobre, del rico. Luna injusta, cobarde y sin compromisos.
Luna en Buenos Aires, en sures y en nortes. Luna roja. Blanca luna. Luna en negro. Luna vieja.
Luna apolítica. Pelota en cielo negro que nunca entra al arco. Luna de hierro.
De piratas, de guerrilla. De negocios sucios. De mujeres en calles revendiendo sus cuerpos.
Luna de conquista, genocidios y gritos. De ultrajes, de robos. Siempre en su silencio.
Luna que no agita. Fría. Objetiva. Distante. Narcisa.
Mancha en el oscuro telar de mis sueños nocturnos. Perfecta.
Hoy estas con rabia, luna idiota.
Hoy él salió a mirarte a mi balcón. Intercepté su cuerpo. Lo trepé riendo y le hice el amor.
Te vi que te estirabas. Dijiste que te ibas, luna medrosa...
Poco me importa esa amenaza.
Andáte.
Yo ya sé como encender mi sol de noche.

pueblo en cama
















Mamá: hay un peronista en mi cama.
Te juro que no entiendo bien como fue,
 se me metió con artimañas y sonrisas,
 con vino tinto y hablando de los niños,
 con la camisa blanca...la de las fotos en blanco y negro.
Yo resistí recordando la situación de la clase obrera inglesa,
él me traccionó inventando esto de que la revolución vendrá, pero no es motivo para rehusar las alegrías de la existencia.
Y me abrazó.
Tan fuerte, como un conductor que sabe de la ciencia o el arte de conducir como una permanente creación.
Yo traté de alejarlo...señalé infamias indescriptibles propaladas por mis enemigos en la izquierda democrática...pero me arrojó entre las sábanas y cientos de almohadas, mordiendo labios, cuello, hombros, alertando sobre las consecuencias de los errores de organización.
Y se metió con la eficiencia de la organización peronista, eliminando factores disociantes, sabiendo que un buen conductor no puede embanderarse.
Y me hizo gritar.
Y relajé clases, tragué las plusvalías, me desangré en rojos, me tensioné hasta ahogarlo en su propia doctrina.
Tragué lealtad y sinceridad, libertad.
Fumamos varios, luego, como en la plaza.
Mi plaza roja, la de él ni yanqui ni marxista.
Nos abrazamos sabiendo que no había más encuentro, porque de estas diferencias no se vuelve.
Adiós compañero dije, adiós camarada...sonrió.
Y dejamos de pensar, para sentir piel con piel que hay más que patria.

domingo, 22 de septiembre de 2013

poco hombre



Hoy le corto un pedazo de hombre. Me cansó con tanto exceso.
Le corto la voz irritante de matón que lo sabe todo. Le corto el puño con el que se sabe valiente. El dedo señalando mi error.
Hoy me enamoro del peor cliente. Me subo en mis zapatos y corro hasta perder la orientación y los olores viejos.
Hoy le corto el atropello, el sudor y aliento ácido, sus manos torpes, vientre blando, su risa estridente.
Hoy le muestro que no sirve, que si no paga no tiene.
Hoy le corto la imagen del espejo, en la que se ve poderoso, violento, fuerte. Y me siento reina, o niña buena, o mariposa...hasta libre.
Hoy no acepto billetes, ni regalos, ni flores, ni promesas, ni lágrimas de comprensión por un rato. No huelo a chica. No muerdo labios. No bebo engaños.
Hoy clavo certeramente el filo en su corazón. Y se lo arranco.
Total...sin corazón , hará lo mismo

sábado, 14 de septiembre de 2013

que me cante así







Que me cante cuando voy al trabajo pienso en ti.
Que resuelva sus torpezas militantes en mi cama.
Que refriegue su lengua, tantas veces mordida por una idea en mi cuello, diciéndolo todo.
Que encienda antorchas y marchas en mi vientre, afilando guitarras. Que recargue su fusil una y diez veces, para salir a recargarlo  ante la bestia reaccionaria.
 Que me bese en Santiago, en Chiapas, en La Habana para esperarme a dar vueltas entre palomas...en la plaza.
Que me regale una hoz en octubre y un martillo en mayo.
Que me llene la casa de Violetas, de Ernestos el ventanal, de Fideles  la puerta.
Que se vista con la estrella y me desvista a la clara.
Que me cante cuando voy al trabajo pienso en ti y sonría marchando.
 Que dispare palabras con guitarras y diga la verdad aunque no venda.
Que levante palabra y cuerdas con la izquierda para decir revolución.
Que me pinte banderas en el cuerpo, con sus diez dedos empuñando rabia.
Que llore cantando, exactamente, cuando llora un niño solito en la calle.
Pero que no calle...


viernes, 13 de septiembre de 2013

carambola

Porque soy mina... vivo de carambola
Y así me amaron, me criaron, me pegaron.
Me aplaudieron, también de carambola. Me embarazaron,me parieron. Me abrazaron.
Me engañaron, seguro de carambola.
Y de pura carambola encontré el mejor orgasmo. Engordé y adelgacé.
Moriré un día de carambola.
Ojalá no sea hoy.


miércoles, 11 de septiembre de 2013

con tierrita en las uñas

Te llamo luego...me dijo. Y al instante los tiempos y sus fantasmas empezaron a correr y desbarajustar mi cabeza. Luego, dijo.
Vos no tenés ni idea de la mecha que encendiste.
Luego es ahora. Es que no pudiste ni llegar al depto. Es que de tanto amor  estas pensando en volver a buscarme, sacarme de un tirón de mi clase de francés y llevarme a caminar por la orilla. Luego es desprenderme los botones de mi camisa, torpe y experto, con cara hiriente de no dar más, antes de entrar al pasillo.
Luego es enviar un mensaje ya. Escribirme que me baje del bondi, que estas en la próxima parada y hay un café que nos espera, largo,ahí donde te sirven risas cacofónicas. Es rozar nuestros ante brazos hasta comenzar a hervir. Para treparnos.
Es agarrarme, es no dejarme escapar. Es mezclar olores, hasta matarnos.
Luego es esta noche. Es servirnos un ron con velas,bandoneones,vestidos, desvestidos, luna otra vez y otra vez. Esta noche por calles encendidas sin control, hasta incendiarnos. Hasta derretir muslos y corazones sobre la mesa.
Luego, a lo sumo, es mañana. Al caer la magia. Timbre y pensamientos. Para decirme que ya nada es igual , para rogarme algo, un odio, un beso, un arranque, un dolor.
Luego.
Para vos es un adverbio de tiempo.
Y esta mecha solo se apaga si hoy me entierro, por entender todo mal.

viernes, 6 de septiembre de 2013

A veces cuando te morís.






A veces cuando te morís te escriben poemas horribles.
Los poetas de los muertos deberían ser más cuidadosos.
A mi, escribíme un tango. Bien caliente. Contáles la tontita, puta y yegua que quisiste. Cantáme un tango partido, por mi partida. Sacáme en tango el corazón a un bandoneón y estrujálo en versos, hasta mostrar lo mustia que quedé después de tanto amor. Lloráme a oscuras. Encendé mil faroles para despedirme y gritáme un tango desde el final del empedrado hasta mi muerte. Que vale esta pena decirnos tango en la despedida.
O escribíme una zamba...triste, nunca alegre. Una zamba para bailar con manos, sin pañuelos. Bailáme una zamba a cajón abierto hasta que me siente y salte en un abrazo. Hacéme el amor bailando, para que no me odies.Pondré cara de zamba, sonreiré valiente y sin temer la muerte escaparé al arresto.Zamba de hombre sin botas y mujeres con botas, como gatos con botas, como en un cuento. Tocáme en guitarra sin enchufes, contando mis fuegos, mis sueños, mis revoluciones, mis muertes. Cantáme una zamba hasta elevar mis brazos como un espectro y seré inolvidable, lo prometo.
Escribíme un blues urbano, bien argento. Un blues complicado y aguerrido, casi siniestro. Tocáme en piano, en guitarra, en lo que quieras y metéme gemidos hasta encenderme, por un ratito, por dentro.
Abrazáme en blues contemporáneo, existencial, perverso. Prometéme una muerte por un rato, para luego despertar  a veces en sangre y arena, en tu garganta.Exprimí las cuerdas hasta desencordarlas, porque me estoy yendo, tonto. Es tarde.
No me escribas cumbia. Es mucha alegría.


domingo, 1 de septiembre de 2013

Menstruaciones urbanas



A veces, solo a veces ,sangro en rojo.

Sangro en blanco y es un alivio, cuando necesito sangrar más que nunca. Y festejo

sin vos,feliz de ser sangrante.

Sangro en negro, caliente, intenso, sin importarme  el sangrado, más dispuesta que

nunca! Biendispuesta.

Y en azules, cuando miento. Como en publicidades  higiéncas...cuando me disfrazo

una vez mas para que veas a quien yo quiero que veas....no a mi.Cuando no me

puedo poner ni contenta con tanta alegría.

Sangro en verde, en pimienta...para herirte, con molestia, dolores y olores.

Sangro con amigas sangrantes, jugando en secreto a poseer el tesoro del sangrado.

Sangro en tu cama, en tu auto, en el caño de tu bici. Cuando bailo. Al habarte.

Sangro rabia, plusvalías, hambre, hipocresías.Marcho y sangro. En la calle, en la

plaza, en la tierra seca y con grietas, tierra que ya sangró bastante. Embarrando,

siempre embarrándolo todo.

Tan mujer que sangro como hembra que no parará de sangrar. Aún sin sangres.

Y hoy te amo sangrando, por cada agujero, hasta quedarme seca una vez más .

Y te pido, guiando manos y tripas, que me hagas sangrar en rojo.


domingo, 22 de julio de 2012

Vacaciones de invierno

Quiero asesinar inviernos burgueses. No lo cuento seguido para que no me acusen de apología. Generan dolores inmensos, de los que no se miden..por pudor. Te congelan y meten adentro. Te persiguen con paisajes nevados, gorros de colores, niños englobados en las calles, obras teatrales baratas con producciones baratas y poco ensayo. Te venden mujeres cubiertas con cadáveres, hombres aburridos leyendo diarios al sol. Abren preguntas que indigan del adondetevas...acusando a los del mequedoacá. Te ofrecen la ilusión de ser libre para elegir destinos, libre viajando por el mundo...presos. Te obligan a renovar guardarropas, a tomar café y comer chocolates mientras tantos te miran, de cerca, con frío inflando tu orgullo de pertenencia. Te hacen creer que es natural esquiar en invierno,tirar nieve, hacer muñecos y sonreir. Y como soy bien hembra desnudo los excesos del consumismo en las ofertas y, caliente como chocolate en un centro de esquí te digo...matemos al invierno, incendiemos sus mentiras en hornos de calentura real. Corramos contra las filas de invierneros y hagamos zancadillas a sus putas vacaciones. Que se caigan y se miren, que despierten del sopor de hibernación para temblar en revoluciones gregarias donde más importante que el viajar sea el quedarse a entender, a plantar banderas. Tomemonos vacaciones del invierno, definitivas, contundentes. Y eso no está tan malo...

martes, 14 de febrero de 2012

noche de enamorados...


Yo lo odiaba a Cupido, San Valentín, los bombones. El olor nauseabundo de las flores berretas, esas regadas con colorante y que tiñen y destiñen. Que me abra la puerta. Que me deje pasar primero. Que arregle el cuerito de la canilla o cambie una lamparita. Que arastre mi mochila. Que me dedique algún tema. Odiaba las velas, las rosas, el color rosa.Me irritaban las iniciales escritas en la árboles adentro de un corazón, el árbol y el corazón.Detestaba a Axel.
Los 14 de febrero indignada, me tomaba un fernet a solas, bien sola, siempre sola fantaseando con un compañero que fuera lo suficientemente macho como para no serlo.
Y pasaron los años...y no comí un puto bombón en febrero, ni tuve flores en mi living. La canilla me gotea. Tengo lumbalgia. No hay luz en el baño, ni en el balcón...y no tengo velas...El rojo me queda mal. Las puertas no se abren y siempre me prepotean en las colas. Nadie me escribió a mi nueva dirección de correo nada que me erice.
Solo escucho rock and rol pero me armo mis propias dedicaciones por face.
Hoy te juro que esto llegó a su fin.
Tengo sentado en mi living al ángel de las flechas odiosas...Lo morderé como muerdo un chocolate, oleré su cuerpo con la pasión con que se sienten las flores, escribiré con mi labial nuestras iniciales en mi bonsái y con el volumen en más de 30 le cantaré...yo quiero ser tu amor por siemprééé...

miércoles, 8 de febrero de 2012

8 de Febrero


Hoy hay una fiesta en el cielo.
La Negra grita:- Luis, querido...mi chiquito. Lo abraza entre sus brazos enormes y con sabor a caña de azúcar.
Rápido Miguel larga una carcajada. Y caminando los tres se enfrentan a un coro. Están todos.
El Flaco con la mirada recorre a cada miembro sonriente y va descubriendo la guitarra de Don Ata y la de Hendrix...en vientos reconoce a Armstrong. Gardel, El Polaco, Maria Elena, Marley,Sandro, Mercury,Jackson,el Chango Farías Gómez,Zappa, Cobain, Marilyn y La Piaff haciendo coros.
Una multitud de rostros conocidos, preciosos, entrañables.
Del sonido hoy se encargan Einstein y su equipo, luces Edison, obviedad.
Entonces...despacio ...con una hoja recién escrita Artaud le propone a Lennon: -Ahora que llegó la estrenamos.
Y con complicidad finísima, casi pusilánime cantan todos "Muchacha...".

viernes, 29 de julio de 2011

sin lentes...vale la pena.


A veces la realidad se presentifica, me corta el cuerpo y no lame las heridas que deja. Perra.
Me gusta caminar sola por las calles abarrotadas de olores, palabras,roces, empujones,viento y velocidad;me gusta caminar en contra de la masa, del cuerpo compacto de la gente citadina; me gusta levantar la barbilla y hacerlo con ritmo, como si sonara sweet little angel fuerte, muy fuerte.
Y avanzar sobre mis tremendos tacos ,casi bailándole a la semana...doliéndome.
Y abrir y cerrar mis ojos cargados de rimmel viejo, con el sol de frente.
Y con mis manos enguantadas en cuero, adentro de los bolsillos de un largo gamulán abierto, dejando mostrar mis piernas, mis medias, mis muslos fríos y activados por el movimiento.
No ver a nadie. No detenerme. Imprimir ritmo al tranco hasta casi no poder parar. Sonreír a tanta nada y dejarme envolver en la chalina verde.
Centrarme en la eterna pasarela de la calle y dejar caer al paso mil cuerpos inestables ante la pasión del que lleva la contra.
Pero una hembra segura , una heroína...no dobla.
Mi ciudad es muy chica, son tres las cuadras del centro, hay que doblar o volver con la masa, en su misma dirección...
Me tengo en la esquina del fin. No quiero doblar por una transversal. No voy a volver hacia donde van los todos.
Fue tanto el dolor por tanto real que esa tarde pude volar.

miércoles, 20 de julio de 2011

por 200 pesos


Me corté el pelo. Corté con noches vacías desesperando algún sentido. Corté con amigos que no son y que me cuesta dejar. Con discos que no emocionan y libros políticamente correctos. Con vestidos que se cubren de rubios blondos y con rastas. Corté con escenas que no fueron, con las que fueron y las que no debí haber permitido que sean.Elegí una tijera mediana pero experta y decidí hacerlo de una vez y por todas...casi como nunca.
Me corté el pelo con miedo, a propósito...para recorrer una vez más el precipicio a velocidad. No miré revistas, no llevé modelos, no era como otra, ni parecido al de tal. Me corté y frente al espejo con mi largo rubio mojado cerré los ojos y sonreí con las manos duras tratando de creer que era lo mejor.
Me corté en largos minutos y el calor de un aparato echa viento me mareó, haciéndome creer que el pasado lo enterré y que se viene lo nuevo, la luz, el cambio, un renacer.
Me corté y él no lo notó. Mi vecino no me dijo palabra al respecto, mi amiga me encontró algo raro y aseguró que estaba más gordita.
Mis espejos me reconocieron, me recordaron las mismas miserias, los mismos dolores, iguales sensaciones y mi misma historia.
Hubiera ido a una clase del arte de vivir...

viernes, 31 de diciembre de 2010

y te vas ahora?


Cuándo bajé dos kilos después de diez meses de dietas, siete sopas congeladas en mi freezer y la mirada en secreto de cuestión de peso casi a diario.
Cuándo domé mis rastas y aprendí a hacerme trencitas presentables en mi frente.
Cuando adquirí constancia de ir al gimnasio dos veces por semana.
Cuando terminé mis tareas laborales sin tensionarme, sin desvelarme, sin enojarme.
Cuando logré el espacio para juntarme con las brujas y disfrutar de charlas con mate y pocos cigarros.
Cuando recordé a mi vieja y me reconcilié con sus excesos, cuando despedí a mi viejo en el aeropuerto llorando para adentro, sin dramatismos externos.
Cuando estudié y aprendí, sonó el despertador y lo escuché.
Cuando me enojé de verdad con mi hijo y lo sentí como crecido, como diferente, como independiente...y se me pasó luego de un abrazo calentito.
Cuando prioricé hacer el amor cuando se pueda y no prefijando noches de novela.
Cuando sentí que escribir me genera más adrenalina que conseguir un vestido nuevo y de oferta.
Cuando elijo al hombre que me acompaña porque no ando a los saltos,,,salto con alguien que me agarra de la mano.
Cuando cuento y tengo pocos amigos a los que vuelvo a elegir, porque los admiro.
Cuando bailo solo cuando siento una chacarera.
Cuando viajo si quiero y vuelvo porque está mis casa, linda, de colores.
Cuando me consigo un buen libro y me quedo horas en el living degustándolo.
Cuando estoy por cumplir 44, tengo celulitis y venitas en las piernas, mi piel no está tan tersa pero frente al espejo, con un vestido de diseño y mis plataformas me gusto y me sonrío.
Cuando veo a los hijos de mis amigos crecer y quiero abrazarlos, a las parejas de mis amigas como cómplices en las bancadas, a los padres como casi tíos...con ternura.
Cuando reconozco que me sigo equivocando, que me equivoco aún más...que entre perra y rubia tarada no hay tanta distancia.
Cuando sigo jugando a la rebelde pero admiro a los revolucionarios que no mintieron reconociendo la diferencia y avergonzándome de mis ilusiones.
Cuando regalo más de lo que me compro.
Cuando te miro con respeto si te encuentro en el semáforo limpiando el vidrio de mi auto.
Cuando acepto que lo que tengo no es por mérito, es por azar...y que el mérito es cuidarlo para compartirlo.
Cuando hago mi balance , me emociono por todo lo que siento...ahí te vas?
Siempre me hacés lo mismo...año perverso.